Preguntando acerca de cuáles son las mayores dificultades en el día a día laboral cuando personas latinas llegan a trabajar a instituciones holandesas, una de  las respuestas más frecuente que encontré fue: la puntualidad.

Así que en este blog te voy a hablar sobre la puntualidad.

Cuando realizas una entrevista de trabajo en países latinos la puntualidad es aceptada como una de las cualidades a enunciar dentro del proceso de selección. En Holanda esta conducta no se menciona como una cualidad agregada porque implícitamente se espera de ti que seas puntual. ¿De dónde vienen estas diferencias?

Según el modelo de las diferencias culturales de Hall, existen diferencias en cuanto al concepto y manejo del tiempo. Existe el concepto de tiempo policrónico y de tiempo monocrónico. La cultura latina es una cultura policrónica esto significa que es normal dentro de esta cultural hacer varias cosas al tiempo, las interrupciones no son molestas si puedes seguir con tu trabajo, el manejo del tiempo es espacial así que los plazos o fechas de entrega se cumplen sí se puede, hay una gran flexibilidad para hacer planes y posteriormente cambiarlos y existe una fuerte orientación hacia la persona como centro. En cambio la cultural holandesa es una cultural monocrónica, así que ellos prefieren hacer una cosa al tiempo, concentrarse en sus tareas y no ser distraídos, para ellos el tiempo es lineal así que las fechas límites son tomadas con seriedad, ellos siguen los planes tal como se han propuesto y finalmente, hay una orientación hacia la tarea como centro.

Como se puede observar todos vemos y manejamos el tiempo en una forma diferente. Hay ciertos parámetros culturales aceptados o rechazados acerca del manejo del tiempo y hay que tener en cuenta estos parámetros cuando nos mudamos a otro país. Las diferencias culturales en el concepto del tiempo pueden incluir en nuestra puntualidad y como ya sabemos estando en Holanda hay que ser puntual!

Si consideras que tú eres una persona que no llega a tiempo y que esto no afecta negativamente tu vida diaria, está muy bien.

Si por el contrario, has visto que eres impuntual y que no te estás sintiendo bien con esta situación, a continuación te enuncio algunas situaciones para reflexionar que te ayudarán a identificar dónde se puede encontrar los obstáculos que no te permiten ser puntual y que te ayudarán a buscar una acción para cambiar esta conducta.

 

Retrocede en el tiempo y observa la raíz de tu impuntualidad:

  1. ¿Qué estabas haciendo antes de salir a tu cita? ¿Eres el tipo de persona que quiere aprovechar todo su tiempo disponible al máximo? ¿Y antes de salir o continuar con una cita quieres terminar lo que estás haciendo? En este caso quieres terminar de escribir ese email, hacer una última llamada a un cliente o alcanzar a poner la ropa en la lavadora antes de salir… y cuando te das cuenta vas tarde! Antes de tomar la decisión de hacer esa última pequeña actividad, analiza cuál es tu prioridad y sus consecuencias. ¿Es importante para mí llegar a tiempo o es más importante terminar esta tarea?
  2. ¿Cómo calculas los tiempos de tus tareas? Yo he conocido personas que calculan perfectamente cuanto tiempo se van a tardar en hacer una tarea. Sin embargo, frecuentemente pasa todo lo contrario. Si te estás realizando una tarea nueva probablemente te va a llevar más tiempo de lo que piensas. Así que ten en cuanta esto y se consciente que siempre pueden haber imprevistos que te detengan por momentos cuando estás llevando a cabo una tarea.
  3. ¿Hay alguien que retrase tu salida? Personalmente me considero una persona puntual y creo que mi esposo también lo es, pero cuando teníamos que salir juntos por alguna extraña razón salíamos tarde. Así que observamos esta situación, ya que a ninguno de los dos nos gusta llegar tarde. Descubrimos que manejamos el tiempo y nos preparamos para citas de formas diferentes y que era necesario tomar una nueva acción para encajar estas diferencias. Este “retraso colectivo” puede ser una situación se puede presentar también en familias con niños pequeños. O simplemente te puede costar salir y despedirte de los seres queridos. ¿Qué estrategia utilizas en tu familia para salir a tiempo?
  4. ¿Cómo calculas tu tiempo de viaje? Afortunadamente tenemos herramientas que nos ayudan a calcular con facilidad los tiempos de viaje. Sin embargo, hay que tener en cuenta que algunas veces estas herramientas calculan un tiempo “ideal” sin retrasos y sin tráfico. Y puede que el tiempo que te informe esta herramienta sea menor al tiempo real que te tome llegar a tu destino.
  5. ¿Tienes en cuenta otras acciones que te toman tiempo? Como buscar un parqueadero; en locaciones muy grandes, caminar desde la entrada hasta la sala donde se lleva a cabo tu cita; pasar al baño para peinarte antes de empezar tu cita (este es uno de los gajes de la lluvia y el viento en Holanda). Para mi llegar a tiempo es llegar 10 minutos antes para manejar estos pequeños imprevistos.

Avanza en el tiempo y observa la raíz de tu impuntualidad:

  1. ¿Qué pasaría si llegas temprano? ¿Piensas que llegar un poco antes de tu cita puede ser una pérdida de tiempo? Sal con tiempo extra y en caso que llegues temprano, llévate trabajo o material para aprovechar en esos minutos. Ahora puedes hacer esto fácilmente con los teléfonos inteligentes, las tabletas, los computadores portátiles y mi preferido el e-reader. Puedes tomarte un café cerca del lugar de tu cita o simplemente siéntate en la sala de espera del lugar de tu cita, informando que sabes que llegaste pronto y que estás dispuesto a esperar hasta el momento de la cita. Esto se hace para respetar el tiempo de la otra persona. Recuerda que llegar demasiado temprano en ocasiones también puede ser tomado como un acto de impuntualidad.
  2. ¿Qué pasaría si llegas a tiempo? ¿Cuál es tu concepto respecto llegar a tiempo? Te voy a dar un ejemplo, hace un par de años mi padre, junto a sus compañeros de carrera iban a recibir un reconocimiento en Colombia por su trayectoria profesional, era una ceremonia muy formal, seguido de una celebración grande. Nosotros llegamos puntuales a la hora que escrita en la invitación, nos sentamos en el auditorio y… nos tocó esperar 1 hora hasta que llegaron los siguientes invitados. Para mi acostumbrada a algo diferente estaba situación era muy bizarra. Si en mi país de origen el concepto de llegar a tiempo es esperar por una hora a los demás, pues sería muy lógico tratar de no llegar a tiempo. Ahora bien, ya sabemos que este concepto puede cambiar de país a país.
  3. Hasta el momento te he enunciado algunas posibles causas de la impuntualidad. Ahora comparte la tuya. Cuéntame tu: ¿Qué otras razones conoces que te hacen llegar tarde?

¿Qué estrategias te han funcionado para ser puntual?

 

Escribe tus respuestas en los comentarios. Cuéntame también sobre qué otros temas te gustaría conocer.

Espero que este artículo te sea útil o le sea útil a tus amigos o familia. Compártelo con ellos.

Si estás listo para crear nuevos hábitos, vivir plenamente, alcanzar mejores resultados y disfrutar el camino hacia tus metas; cuéntame tus inquietudes y dificultades donde necesitas ayuda vía online en una sesión informativa gratis.

Contáctame ahora.

Haz click aquí­

Haz el Switch!

Hasta una próxima ocasión,

Margarita Lourido, Ph.D.

Alcanza las metas que quieres y que te mereces!

Libera tu grandeza

Quiero recibir los artículos de este blog­