Ya sabemos que cuando una persona llega a nuevo país de residencia se enfrenta a muchas situaciones que le pueden causar emociones negativas como estrés, tristeza, enojo, frustración o puede sentir soledad y aislamiento. Ahora dime ¿qué haces cuando estas emociones llegan a tu vida cotidiana?

¿Qué haces cuando te sientes sólo y no tienes a nadie con quien hablar?

¿Qué haces cuando te sientes aburrido?

¿Qué haces cuando te sientes frustrado?

¿Qué haces cuando tienes una ansiedad muy grande?

¿Qué haces cuando tienes un enojo terrible?

¿Cómo autorregulas tus emociones?

No es raro que los extranjeros en su etapa de adaptación recurramos a diferentes estrategias para enfrentar estas emociones. Cómo salir con amigos, hacer deporte, descubrir la ciudad en donde están viviendo, escribir tus emociones, hablar acerca de esto con alguien, etc.

Sin embargo, en muchas ocasiones he visto como algunas estrategias implementadas en vez de aportar a este proceso de adaptación pueden estar agregando un problema.  Esto pasa cuando una persona se ve inmersa en una situación molesta o que le despierte alguna emoción negativa y decide no enfrentar esta situación pero en cambio escapar de esta situación a través de actividades que lo distraen y que se convierten con el tiempo en una necesidad. ¿Por qué? Ya que han recurrido a una actividad que se puede convertir en una conducta adictiva. Utilizando esta actividad como método de autorregulación ante aquellas emociones negativas y no siendo capaces de ver otras posibilidades para afrontar dichas emociones.

¿En qué piensas cuando te hablo de conductas adictivas?

Me imagino que en las conductas adictivas “tradicionales” o adicciones tóxicas, como consumo en exceso de alcohol, drogas, comida o tabaco.

Sin embargo, hay otro tipo de conductas adictivas que al ser comportamientos en principio, más aceptados por la sociedad pueden pasar desapercibidos aunque pueden ser tan dañinos como las adicciones tóxicas. Y según una investigación que llevé a cabo en este tema, los deseos o impulsos en algunas de estas adicciones se experimentan de una forma más intensa que las adicciones tóxicas.

Igualmente, las consecuencias de estas conductas adictivas pueden deteriorar enormemente la calidad de vida de una persona. Estoy hablando de las adicciones no-tóxicas y las adicciones asociadas a las nuevas tecnologías. Estas adiciones incluyen: jugar juegos de azar en exceso, adicción al sexo, adicción a las consolas de juego, computadores, celulares y las compras compulsivas, entre otras.

Hoy quiero hablarte sobre una de aquellas conductas, la compra compulsiva. Para hablar sobre este tema voy a retomar el trabajo de dos doctoras en psicología a las que les agradezco mucho su colaboración en unos de mis proyectos de investigación. Son la Dra. Dominica Díez y la Dra. Núria Aragay.  

La compra compulsiva

Salir de compras o hacer compras online es necesario y también puede ser una actividad recreativa. Puede ser divertido  y  te puede hacer sentir bien.

Entonces, ¿ cuándo se convierte las compras en un problema?

Observa si esta conducta te está trayendo consecuencias negativas y no la puedes parar.

La conducta adictiva se continúa a pesar de las consecuencias negativas en la vida de la persona. La persona se precipita a comprar,  no para hasta que compra lo que quiere, trata de ocultar su comportamiento, muchos de los artículos comprados no se utilizan (pueden ser poco útiles), estos pasan a hacer acumulados, siempre hay la necesidad de comprar más y a esta persona le sorprende ver el dinero gastado.

“Además, generalmente a la persona le cuesta reconocer que tiene un problema y ve normal su comportamiento”.

Valdepérez, Aragay y Díez

¿No te aguantas las ganas de comprar? ¿Has caído en el ciclo de la compra?

Considero que una de las mejores formas de detectar si una conducta está dejando de ser normal y está pasando a ser un problema, es observar cómo se desarrolla este comportamiento, observando sus causas, sus consecuencias, su frecuencia y su recurrencia.

Las doctoras Valdepérez, Aragay y Díez describen el desarrollo de esta conducta adictiva en detalle en el ciclo del proceso de compra, ya que es una conducta que se repite frecuentemente de la misma manera.

A continuación encontrarás los pasos que componen este ciclo y que puedes detectar.

Ciclo de la compra

  1. Se presenta una emoción negativa por ejemplo tristeza, ira, nerviosismo, etc.
  2. Se genera una expectativa de comprar, se genera una excitación al pensar en la adquisición del artículo. Se fantasea con este objeto y su adquisición se convierte en un obsesión.
  3. Se da el episodio de compra donde se pierde el control de lo que se compra. Este proceso de compra le trae a la persona una satisfacción inmediata.
  4. Pasada la compra la satisfacción se acaba, e inmediatamente después se genera un arrepentimiento, un malestar o autorreproches ya que la persona se siente vacía y culpable.
  5. El ciclo vuelve a comenzar para escapar del sentimiento de malestar.

No sólo puede costar a esta persona reconocer su problema, sino también a sus familiares y amigos. Dentro de mi experiencia profesional he observado que uno de los primeros pasos fundamentales en el tratamiento de las adicciones no tóxicas es concientizar tanto a la persona como a la familia que esto no es un “vicio” o algo que se puede manejar fácilmente. La persona no puede acabar con esta conducta por sí sola y que en estos casos es importante contar con la ayuda de un profesional y el apoyo familiar.

¿Qué alternativas o actividades puedes realizar para cargarte de energía y sentirte menor?

¿Qué estrategias utilizas tú para autorregularte emocionalmente?

Cuéntame tus inquietudes vía online en una sesión informativa gratis.

Contáctame ahora.

Haz click aquí­

Haz el Switch!

Hasta una próxima ocasión,

Margarita Lourido, Ph.D.

Alcanza las metas que quieres y que te mereces!

“Libera tu grandeza”

Quiero suscribirme a este blog­

 

Bibliografía

Ana Valdepérez Toledo, Núria Aragay Vicente y Dominica Díez Marcet, 2015.

Capítulo: Todo al alcance de una tecla. Adicción a las compras: ¿qué sucede con las nuevas tecnologías? En libro: ADICCIÓN A LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS ¿La epidemia del s. XXI?, 2015.

Margarita Rosa Lourido Ferreira, 2015.

Libro: Elaboración de una escala para evaluar el “craving” en jugadores patológicos. Primera edición, Países Bajos.